Cine

LPA International Film Festival

7iM

Entrevista a Luis Miranda, director del Festival

Un gorila se ha escapado y campea por la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Este rey Kong no está en Sumatra, como el de Merian C. Cooper, pero también en una isla y durante diez días la hará suya, te buscará, te sacará de tu casa para que te acerques a una sala de cine y te invitará a mirar, a ver, a que seas quizás su mirada. De la mano de este simio, el Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria (website) nos propone focos diferentes, nos invita, como diría Dziga Vertov a liberarnos, con su ojo mecánico como medio, a liberarnos de las ataduras del tiempo y del espacio: «Soy un ojo. Un ojo mecánico. Yo, la máquina te muestro un mundo como sólo yo puedo verlo»

Durante diez días podremos disfrutar, tomando la etimología de la palabra, “sacar el fruto” a esas formas diferentes de la percepción de la realidad-ficción, con títulos a los que nuestros ojos difícilmente tendrían acceso si no es por eventos como este. Son diez días, del 4 al 13 de marzo, en los que la máscara del carnaval, aún caliente sobre la mesa de noche, vuelve a llamar nuestra atención, porque qué son esas dos horas, una hora y media o treinta y cinco minutos en las que te metes en la sala oscura, te acomodas en la butaca y te expones a ser mirado por una idea y a mirarla a través de tu prisma, a elegir el personaje u objeto, en el que te quieres convertir durante ese espacio de tiempo en el que precisamente esas coordenadas desaparecen al antojo del lenguaje del director de la cinta.

A la sección oficial competitiva, «la niña bonita del festival», según uno de sus programadores, Víctor Rosales,  se presentan 12 largos y 14 cortometrajes; un escaparate de la narrativa audiovisual contemporánea, en el que el paradigma clásico de “planteamiento, nudo y desenlace” ya no es obligatoriamente la base para comunicar, para explorar en la búsqueda de nuevas relaciones autor-espectador.

Esta muestra, como nos cuenta su director, Luis Miranda, pretende situar a Canarias en el mundo a través del cine, implicar al ciudadano, despertar el interés por el séptimo arte y sus últimas tendencias con el fin de provocar sinergias que cambien el pulso del caminar cultural de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.

Un repaso de las secciones con Víctor Rosales, programador del Festival