Sociedad

Srđan Vuletić

«En la guerra mueren personas no números»

Carolyn Braun / Marcus Pfeil / Danijel Visevic /ZETRA-Project

El premiado director de cine bosnio, Srđan Vuletić, estudió antes de la guerra en la Academia de Cine de Sarajevo. Entre 1992 y 1995 trabajó como técnico médico en un hospital. En ese tiempo realizó varios documentales, entre ellos I burn legs, sobre su experiencia con los pacientes heridos.

A mí me parece que hoy estamos en una situación muy parecida a la de entonces. De nuevo, hay que enseñar a la gente que la paz es mejor que la guerra, que merece la pena levantarse en su defensa. Hace 25 años yo tampoco lo tenía claro, cuando se celebró el concierto en el estadio ZETRA  yo era muy joven para entender la seriedad de la situación. La entendía, pero era un chico de ciudad del mundillo del punk, de la música hardcore y trashmetal y todo eso, simplemente, no me interesaba. Era muy tonto para comprender el mensaje de ese concierto. Además, acababa de terminar la guerra de los diez días en Eslovenia y en Croacia, había enfrentamientos en el parque nacional Plitvicer Seen y otras escaramuzas, realmente ese concierto llegaba demasiado tarde.

Pero entonces estábamos todos convencidos de que aquí, entre nosotros, nunca estallaría una guerra, que nunca estaríamos divididos en diferentes frentes. Durante la guerra hice varios documentales con mis colegas y en cada uno de ellos reposaba la misma idea, enseñamos que en la guerra muere gente, personas que no son números abstractos. Hoy en día, las noticias sobre la guerra de Siria hablan de nuevo del número de víctimas mortales, hoy 17, mañana 11 o 30 muertos. Pero, con un número nadie puede identificarse, nadie puede sentir compasión por un número, y por eso se puede ignorar. Pero cuando ves una película sobre un ser humano, con nombre y apellidos, con hermanos y hermanas, padre y madre, sólo entonces es diferente. Nosotros hicimos ese tipo de películas sobre personas normales en situaciones anormales, enseñamos que son las personas normales las que mueren, no los políticos que están sentados en sus oficinas, que muere gente que ni son responsables de la guerra ni tienen el poder de acabar con ella.

I Burnt Legs / Palio sam noge. Documental de Srđan Vuletić sobre su trabajo en el hospital.

Yo aprendí en la guerra un par de cosas, por ejemplo, que hay malas personas que en la desgracia ajena ven cualquier oportunidad para enriquecerse. También que hay que ayudar de verdad, porque sólo así te ayudas a ti mismo. Había personas que no compartían nada con el resto y otros que sí lo hacían, e incluso, tocaban a tu puerta para preguntarte si necesitabas algo. Por eso, la guerra fue un examen para todos nosotros, sólo que ese examen fue extremadamente sangriento y brutal.

Hoy sé que la guerra es siempre una posibilidad y por eso tengo que estar alerta, hacer algo para que no lo sea. Se dice siempre que los pueblos han de hermanarse, pero es que nunca se han peleado. En cambio, bastan cinco personas, una pequeña minoría, para urdir una guerra. Por eso es tan importante no votar a la minoría equivocada.

Srđan Vuletić

Srđan Vuletić